El presidente Alberto Fernández confirmó hoy lo que se venía especulando: a partir del próximo lunes “la cuarentena seguirá y no habrá ningún levantamiento ni se va a flexibilizar”. Además, remarcó que, “en los grandes centros urbanos” serán “más estrictos, con más controles que hoy” ya que el gobierno nacional advierte “cierto relajamiento”.

“Todos estamos seguros de que la cuarentena debe seguir”, aseveró Alberto Fernández en declaraciones a Canal 13, y explicó que, si bien desde el Gobierno se está estudiando “focalizar en algunas actividades que parecen tener menos riesgos”, los cambios en las grandes urbes “serán ínfimos” y habrá “más controles”.   Tras la reunión que mantuvo ayer -vía teleconferencia- con los mandatarios provinciales y el jefe de gobierno porteño, Horacio Rodríguez Larreta, Fernández manifestó que “los gobernadores presentarán una propuesta provincia por provincia para ver qué actividades se podrían autorizar y si en algunos pueblos chicos se podría imponer una cuarentena comunitaria donde se flexibilice el aislamiento en esos pueblos”.

“La cuarentena debe seguir porque, hasta acá, estamos bien, pero no conseguimos nada. Estamos a mitad de camino y todo el esfuerzo que hicimos es muy grande como para tener una recaída”, planteó el jefe de Estado.

Ante la especulación de que a partir del lunes se podría flexibilizar el aislamiento social establecido para mitigar el avance del coronavirus en el país, Fernández fue tajante: “No se va a flexibilizar. Solo vamos a ver algunos casos puntuales. Pero en los grandes centros urbanos, vamos a ser mucho más estrictos”.   “En muchos industriales hay preocupación por abrir las fábricas y hay cierta ansiedad que comprendo”, admitió el mandatario pero pidió que “escuchen a los expertos para que se den cuenta de lo que pasa y cuáles son los riesgos”.   “Lo que más me preocupa hoy es la salud pero vamos a hacer todo lo que tengamos que hacer para preservar a las empresas, que son las que dan trabajo a los argentinos. Garantizo que haré todo lo posible para que las empresas no cierren”.

“Acá nadie se para frente al Estado”

Fernández se refirió también la polémica desatada con la compra de alimentos del Ministerio de Desarrollo Social, dijo que “nadie se para frente al Estado” y sostuvo que, cuando habla de reformularlo, habla de “hacer un Estado honesto, inteligente e idóneo”.   En ese marco, el Presidente confirmó que resolvió que “se cambie todo el área de compras” del Ministerio de Desarrollo Social, que esta semana realizó una compra de alimentos para comedores que incluía dos ítems -aceite y azúcar- con precios por encima de los máximos oficiales, y reafirmó que “no” va a “tolerar ningún tipo de conducta poco transparente” e insistió con llevar tranquilidad de que esos artículos no llegaron a pagarse.

Fuente: El Economista