Naciones Unidas bloqueó la entrada de Arabia Saudita al Consejo de Derechos Humanos, que renovaba 15 asientos. Fue el único país que quedó por fuera del consejo en una controversial votación que dio entrada a Rusia y a China, en medio de críticas internacionales

Arabia Saudita se presentaba como candidata por el grupo de Asia y el Pacífico, por el que cinco países, entre los cuales China, optaban a cuatro plazas. Organizaciones como Human Rights Watch habían pedido a la ONU un bloqueo a Riad y Beijing por considerar que sus Gobiernos han violado sistemáticamente los derechos humanos.

Sin embargo, Arabia Saudita fue el único país que quedó por fuera mientras que Bolivia, China, Costa de Marfil, Cuba, Francia, Gabón, Malawi, México, Nepal, Pakistán, Rusia, Senegal, Ucrania, Uzbekistán y el Reino Unido fueron las quince naciones que finalmente entrarán en el órgano a partir de enero de 2021.

HRW también había rechazado el ingreso de Rusia y Cuba, que obtuvieron el asiento en el Consejo, del que formarán parte durante los próximos tres años. Por ello, lejos de celebrar el hecho de que Riad no fuera elegido, HRW criticó el hecho de que el país hubiera podido optar al asiento del Consejo.

«El hecho de que Arabia Saudita no consiguiera un puesto en el Consejo de DD. HH. es un recordatorio de la necesidad de una mayor competencia en las elecciones de la ONU. Si hubiera habido candidatos adicionales, China, Cuba y Rusia podrían haber perdido también», dijo Louis Charbonneau, director de Human Rights Watch en la ONU.

Arabia Saudita y China, acusados de violaciones de derechos humanos

En 2016, cuando Arabia Saudita fue elegida por última vez para integrar el Consejo de 2017 a 2019, recibió 152 votos. El martes solo 90 Estados votaron por Riad, una caída del 40 % de su apoyo entre otras naciones. En el caso de Beijing, su apoyo cayó a 139 votos, un 20% de menos apoyo respecto a 2016.

«A menos que Arabia Saudita emprenda reformas importantes para liberar a sus prisioneros políticos, poner fin a su terrible guerra en Yemen y permitir a sus ciudadanos una participación política real, seguirá siendo un paria planetario», dijo Sarah Leah Whitson, directora de Democracy for the Arab World Now.

La organización que representa fue fundada por el periodista saudita Jamal Khashoggi , asesinado por agentes sauditas en el consulado de su país en Estambul en octubre de 2018 en un caso que ha tomado relevancia mundial y por el cual varios países señalan al príncipe heredero al trono, Mohamed Bin Salman de estar detrás de la muerte de Khashoggi.

Arabia Saudita y China han sido objeto de amplias críticas internacionales por su cuestionado historial de respeto a los derechos humanos. Recientemente, varios países occidentales han condenado el trato de China a la comunidad musulmana uigur asentada en la región norteña de Xinjiang y han acusado a Beijing de silenciar las protestas por la democracia en Hong Kong.

La administración del presidente de Estados Unidos, Donald Trump renunció al Consejo de Derechos Humanos en 2018 por considerar que ejercía un sesgo histórico hacia Israel.

«La Asamblea General de la ONU volvió a elegir países con antecedentes abominables en materia de derechos humanos», dijo el secretario de Estado de EE.UU., Mike Pompeo. «Estas elecciones sólo validan aún más la decisión de Estados Unidos de retirarse y utilizar otros lugares y oportunidades para proteger y promover los DD. HH. universales».

Con Reuters, AFP y EFE

Fuente: Frane24