Este martes, el Gobierno de Misiones anunció que el uso de barbijos será obligatorio para salir a la calle en toda la provincia. Se trata de una medida más dentro de las prevenciones sanitarias establecidas para contener la expansión del coronavirus, entre las cuales la cuarentena obligatoria es la más fuerte.

Sin embargo, el uso de mascarillas protectoras en personas sanas ha generado no pocos debates alrededor del mundo desde la explosión de la pandemia. En un primer momento, desde la Organización Mundial de la Salud (OMS) hasta el Comité Operativo de Emergencias de la provincia (COE) recomendaron que el uso de estas mascarillas se limitara solo a personal sanitario, pacientes con síntomas respiratorios y personas indicadas como “casos sospechosos” de coronavirus.

Sin embargo, estas recomendaciones han cambiado drásticamente en los últimos días, después de que el Centro de Control y Prevención de Enfermedades (CDC, por sus siglas en inglés) de Estados Unidos comenzara a aconsejar enfáticamente el uso de las mascarillas para transitar en la vía pública.

En este contexto, el gobernador de la provincia, Oscar Herrera Ahuad, reiteró este martes a modo de sugerencia que al salir a la calle, “la gente se tape la boca con algún elemento casero”. Con esta nueva medida, Misiones sigue el camino de provincias como Jujuy, La Rioja y Catamarca que ya exigen el uso del elemento. “El ciudadano debe ser consciente de la etapa que estamos atravesando en materia de salud, por eso tiene que cooperar para que no hayan más casos positivos que en la tierra colorada”, dijo en diálogo con radio República de Posadas.

El uso de una mascarilla casera puede ser eficaz para evitar la expansión masiva del coronavirus frente a la opción de no usar nada. Y con respecto al tipo de barbijos es terminante: las personas no deben utilizar barbijos quirúrgicos para deambular porque estos están destinados al personal sanitario y, si la gente sale masivamente a comprarlos, el sistema de salud se va a quedar sin estos insumos.

Cuáles son los barbijos que sirven y la cuestión de la fabricación casera

Mientras un barbijo N95 contiene hasta el 99% de los virus y uno quirúrgico, un 90%, una mascarilla casera puede filtrar el 70% de esos gérmenes. Pero esa eficacia menor no significa que haya que dejar de usarlas, sino que por eso es necesario sumar otras medidas protectoras para la prevención de contagios de coronavirus como el distanciamiento social de por lo menos dos metros con todas las personas, el lavado frecuente de manos y la higiene de superficies.

Otra posibilidad es la opción que recomienda Daniel López Rossetti, con una tela de algodón y una toalla de papel de cocina y fue presentada en el programa Unidos por Argentina.