Los funcionarios corruptos fueron filmados por el circuito cerrado de la Aduana, ayer, entre las 7:00 a 10:30, en el depósito A de la terminal de cargas de Puertos.“Aparentemente pensaron que esas cámaras eran solo para control interno y no sabían que estaba integrado al Centro Nacional de Monitoreo”, explicó Emilio Fuster, titular de la Unidad Interinstitucional de Prevención, Combate y Represión del Contrabando.En las grabaciones se observa que los funcionarios inspeccionaban la carga de los furgones y, al constatar el contrabando, formaban filas para cobrar la coima. Previamente, los vehículos eran seleccionados en la pista de la Aduana y luego derivados hasta el tinglado para el arreglo.

Anteriormente el mismo esquema funcionaba sobre la pista de Aduana, pero para no exponerse a ser fotografiados o filmados los agentes aduaneros trasladaban a sus “víctimas” hasta un depósito contiguo.

“Los funcionarios en vez de incautar el contrabando, cobran para liberar. Es un hecho grave y se presentó una denuncia ante la Administración de la Aduana; además, sugerimos que se comunique a la Fiscalía”, dijo Fuster en conversación con Abc.

El administrador de la Aduana de Ciudad del Este, Nelson Fleitas, presentó una denuncia ante la Fiscalía de Delitos Económicos y Anticorrupción por cohecho pasivo contra “personas innominadas”.

El director adjunto Roberto Quiñónez informó que se abrió un sumario para investigar a los responsables y que dos funcionarios fueron identificados en las filmaciones. Se trata de Pedro Benítez y Cándido Salinas.

Eterno esquema de recaudación

El esquema de recaudación de coimas en la cabecera del Puente de la Amistad no es nuevo y del festín no solo participan los funcionarios aduaneros, sino también los marinos de la Prefectura Naval del Este.

Décadas atrás se conocía como “pasamano” el pago de soborno que los pequeños contrabandistas realizaban en plena pista de la Aduana en beneficio de los funcionarios encargados de los controles. Posteriormente, las coimas se abonaban en las oficinas y los furgones con contrabando pasaban por los puestos de control sin ser molestados.

Fuente: ABC en el Este