Con la presencia de la ministra de Seguridad de la Nación, Sabina Frederic y el gobernador Oscar Herrera Ahuad, la Prefectura Naval dio detalles de dos procedimientos realizados en Misiones que permitieron desbaratar sendas organizaciones dedicadas al narcotráfico y decomisar poco más de 12.434 kilos de marihuana, tres camiones y una camioneta.

El primero de los procedimientos surgió a partir de un trabajo de inteligencia de la fuerza y de la Prefectura de Ituzaingó (Corrientes) con intervención del juez federal Juan Carlos Vallejos, de esa provincia. Los agentes pusieron bajo vigilancia dos viviendas de Posadas y algunos vehículos que podrían ser utilizados para mover una carga de droga.

La investigación tomó impulso a fines de julio cuando el propietario de un camión cisterna realizó una serie de operaciones que indicaban un inminente viaje. Recién el 26 de agosto se notó un incremento en los movimientos en los domicilios bajo vigilancia, lo cual dio la pauta que en cualquier momento el transporte podría dirigirse a retirar una carga.

Con vehículos no identificados y utilizando un sistema de postas, Prefectura realizó un seguimiento del camión hasta la zona de San Ignacio. Después de algunas horas, el vehículo volvió a la ruta y fue interceptado por un móvil de la fuerza. Con un perro adiestrado se estableció que transportaba drogas y el conductor y propietario quedó detenido.

En otro de los operativos también se retuvieron dos camiones donde se acondicionaba la droga.

Con autorización del juez Vallejos, el camión fue llevado hasta la localidad de Ituzaingó, donde se constató que en la cisterna usada para transportar combustible había 8.368 kilos de droga, cuyo valor la fuerza calculó en 651,5 millones de pesos.

Apenas dos semanas después fue una patrulla de Prefectura Libertador General San Martín, en Misiones, la que daría otro golpe al narcotráfico. El prefecto Guillermo Acevedo relató que sus hombres patrullaban una zona rural próxima al río Paraná cuando se toparon con una camioneta Toyota SW4 blanca que se dio a la fuga.

Los agentes realizaron un seguimiento controlado y alcanzaron a observar que el vehículo ingresó en un galpón contiguo a una vivienda y un aserradero. Antes que pudieran intervenir, una persona logró escapar del lugar.

Los prefectos aseguraron el lugar y solicitaron al juez federal de Oberá, Alejandro Gallandat Luzuriaga, una orden de allanamiento; además de apoyo a otras delegaciones de la Prefectura.

Cuando ingresaron al depósito, hallaron un camión térmico con dominio brasileño en el que tres personas ya habían acondicionado 258 bultos con ladrillos de marihuana. Desde la fuerza dijeron que el camión ingresó al país en tránsito y tenía como destino de carga Chile.

Fuente: Clarín.