El agresor agarró al empleado del cuello, lo arrojó al suelo y los testigos evitaron que lo golpeara. Un empleado de un bar fue víctima de una violenta agresión este domingo por parte de un cliente ante la mirada de los cientos de turistas que caminaban por el centro comercial de la ciudad de Pinamar.

Todo empezó cuando el agresor llegó junto a un grupo de amigos al local de Havanna ubicado sobre la avenida Bunge. Al parecer, el mozo demoró en tomarles el pedido porque llevaba una bandeja con tazas y platos que acababa de levantar de otra mesa y esto desencadenó la furia del otro.

Una cámara de seguridad del negocio captó el intercambio verbal que en pocos segundos se transformó en un forcejeo y fueron los testigos quienes evitaron que el hombre terminara pegándole al empleado en el piso.